Entrevistes Revista n

FESTIVAL + FESTIVAL –

FESTIVAL + /  FESTIVAL –

Noemí Caballer

FESTIVAL +

Quan festivalejava sovint, és a dir, «quan les pedres parlaven i els arbres caminaven…» el que més m’alegrava d’un festival era el retrobament amb gent coneguda, xerrar, compartir, riure… M’agradava d’un festival que estigués organitzat amb «carinyo» i que en el lloc on s’estigués realitzant hi hagués una tradició de contes, un festival té poc sentit quan es tracta d’un bolet en el no-res, quan l’única activitat de contes que es fa en aquell lloc és el festival un cop a l’any, per exemple, llavors tot està verd, generalment tot trontolla quan no hi ha tradició i el públic no està avesat a escoltar. Encara que de vegades un festival pot ser també una llavor.

M’agradava un festival quan l’organització t’ho posava tot fàcil: el viatge, l’allotjament, l’acompanyament a les sessions…

FESTIVAL –

No m’agradava d’un festival quan els organitzadors o delegats no estaven presents a les sessions, quan el propi narrador s’havia d’espavilar (sovint en un lloc desconegut) a trobar els llocs per narrar, a adequar-se l’espai. Tampoc m’agradaven els festivals amb dies de sessions extenuants, on al matí tenies quatre sessions a l’escola del poble, a la tarda dues sessions al casal d’avis i a la nit una al teatre o al bar, per exemple. Però tot això passava en un altre temps…

Blai Senabre

FESTIVAL +

Quan en conviden a participar a un festival, deixant a part la qüestió de l’ego, hi han moltes coses que m’alegren, que em fan estar content: per davant de tot està la oportunitat de compartir temps, contes, històries, espai, alegries i neguits amb altres companys d’ofici, la possibilitat de retrobar-te amb coneguts i de conèixer nous narradors, de descobrir llocs nous, públics nous. Poder escoltar en poc temps a molts narradors diferents, cadascú amb el seu estil i manera de fer.

També està el fet de prendre consciència que en eixe moment formes part d’un projecte darrere del qual hi han moltes persones implicades i molt d’esforç fet per a que tot surta bé i tu tens una responsabilitat molt gran en tot això, quan sóc conscient d’aquest fet, tinc una pujada d’adrenalina brutal.

FESTIVAL –

I que m’empipa? Realment se’m fa difícil trobar coses que em desagraden dels festivals, potser l’únic que m’entristeix una miqueta d’alguns festivals és que s’obliden de eixa part més humana que és la convivència entre els participants ja que pense que es perd una bona oportunitat.

Laura Escuela

FESTIVAL +

Participar en un festival es saber que comienza algo así como una fiesta en la que tanto narradores como público están invitados y van a comer de la misma mesa: los cuentos. Por eso me alegra que existan los encuentros y los festivales en sí. Lo que más me gusta de este tipo de encuentros son los momentos «extra-espectáculos», en que los narradores se encuentran en las cafeterías, plazas, o en las horas de la comida y comparten «anécdotas» o «historias» ajenas a las sesiones de cuentos.

Escuchar a la gente que trabaja narrando historias contar en sus ratos libres o conversar acerca de autores, proceso de creación, etc. es tener esa sensación de que aman lo que hacen, de que les gusta compartirse.

FESTIVAL –

Cuando un narrador ha llevado a cabo una mala sesión (por poco trabajada, mal escogidas las historias, errada ejecución u otras circunstancias propias de su trabajo personal) y lo único que recibe son elogios, aplausos y aclamaciones por parte de otros compañeros que, cuando el aludido no escucha, comentan las cuestiones negativas que realmente piensan. Esa hipocresía me llena de sinsabores.

Sophie Haydel

FESTIVAL +

Participar en un festival internacional de narración, (Alden Biesen – Bélgica), es una gran oportunidad de encontrar otros narradores de otros países, hablar con ellos, y ver qué tipo de trabajo están haciendo. Me interesa mucho que haya unos cuantos narradores haciendo proyectos muy interesantes, usando cuentos, sus trabajos no son sólo de contar cuentos. Puedes ver muchos narradores con estilos muy distintos. En los festivales internacionales está bien tener una oportunidad de contar a un público con otras referencias culturales. El nivel de profesionalidad es muy alto ¡Aprendí tanto escuchando a los demás!

Como espectador, he estado en FATE Festival at the Edge, en Inglaterra. Fue una experiencia fantástica. Lo bueno es que compras la entrada para todo el fin de semana, hay un campo donde se puede hacer camping ¡Todo el campo lleno de tiendas! Estilo festival de música. Es una experiencia muy concentrada. Hay grupos de música y actividades para niños también. Lo que me gusta mucho de este festival es el ambiente familiar y el nivel, muy alto, de los narradores.

FESTIVAL –

Lo malo de este festival, es que… ¡como estás trabajando es difícil escucharlos a todos!

Aunque hay narradores de otros países, es una pena que casi todos los narradores cuenten en inglés, y no haya traductores.

Joxemari Carrere

FESTIVAL +

Un festival de narración oral es un escaparate del arte de contar. Es una muestra de diferentes propuestas narrativas, en las que el público puede disfrutar de ellas y al mismo tiempo, hacerse una idea de lo que la narración oral contemporánea ofrece. Es un proyecto de futuro. Un festival de narración oral es un encuentro entre creadores de espectáculos narrativos, en los que se intercambian opiniones, procesos de trabajo, visiones sobre el oficio. Es una oportunidad de ampliar conocimientos y, cómo no, amistades. Cuando un festival de narración oral, tanto en su organización como en sus objetivos, ayuda a afianzar el oficio y su proyección pública, las cervezas corren alegres y espumosas.

FESTIVAL –

Cuando es, simplemente, una programación en un papel, un fin en sí mismo, una propuesta sin ideas, un desencuentro, las cervezas… corren desbocadas.

Revista n 9. segona època. El secret de la picada. 2012 p. 25

Fes un comentari

*