Esdeveniments Revista n

El cuerpo, el gesto… participando en un Riu de Contes per Luis Carbajal

El cuerpo, el gesto…  participando en un Riu de Contes

per Luis Carbajal

Este verano he tenido la oportunidad y el placer de poder compartir mi trabajo corporal expresivo con un grupo de cuentacuentos. Tengo que decir que no sabía bien qué podía enseñar de mi trabajo a este colectivo, tan hábiles a la hora de transmitir y expresar. Poder compartir su quehacer con el trabajo que les propusimos en el taller, junto con Artur Acevedo fue algo mágico y nutritivo para ellos y para nosotros.

Fue un encuentro bien productivo para todos. La idea principal ha sido poder soltar la palabra para que la persona pueda encontrar recursos a otros niveles que no sean sólo los puramente orales. Algo que me llamaba la atención fue observar como la mayoría no se daban cuenta de su gran potencial corporal, pues se apoyaban mucho más en la palabra que en el cuerpo.

Poder hacer ese tránsito hacia el cuerpo, en este tipo de colectivo abre muchas puertas a la creatividad, y facilita ir más allá en la expresión. Como comentábamos con Pep Duran, el poder entender que el cuerpo te da continuamente la referencia real de tu aquí y ahora, puede ayudar a la hora de entender el cuento como un proceso en sí mismo, más allá del resultado final. Es por eso que si podemos tener un buen contacto con nuestro gesto y nuestro cuerpo, el cuento en sí mismo gana en profundidad y calidad.

Todas las herramientas que compartimos, precisamente iban en esa dirección. Poder, desde el juego, el baile y diferentes técnicas de contacto, experimentar el gran poder creativo del cuerpo y de su manejo.

Nuestro cuerpo es principio y fin en sí mismo a la hora de cualquier proceso creativo. Evidentemente, para poder comprender esta idea al 100 % es necesario concretar qué se entiende por cuerpo.

El concepto de cuerpo, desde mi punto de vista, incluye en primer lugar el organismo, que es la base biológica de nuestro ser, esto es, la maquinaria fisiológica que nos sustenta.

Pero el cuerpo no se queda ahí. También añadiría tres elementos más, importantes para poder entender la importancia del cuerpo en todo lo que tiene que ver con la expresión corporal:

• En primer lugar tenemos la imagen corporal, que es el esquema corporal propio, donde tienen una gran importancia la historia personal y también los valores e ideales en relación al cuerpo que cada uno ha ido construyendo a lo largo de su vida.

• En segundo lugar tendríamos la corporalidad, que es cómo la persona vive su propio cuerpo (aquí se incluiría la gestualidad y la conciencia propia de la imagen corporal y del organismo en sí mismo).

• Y por último está ese algo más que hace que el todo sea más que la suma de las partes y que tiene que ver con el factor socio-cultural, que hace del cuerpo un factor completamente subjetivo y en continua construcción.

Con todo esto es importante entender que el trabajo corporal afecta no sólo a la parte más mecánica del cuerpo, sino que implica todo un trabajo en aspectos socio-culturales internos, y también un trabajo en aspectos históricos personales.

Por último me gustaría cerrar esta pequeña reflexión sobre el cuerpo, indicando que también es muy importante cambiar un paradigma que está muy arraigado en nuestra cultura en relación al cuerpo. Muchos parten de «tengo un cuerpo», lo que hace del mismo algo ajeno a uno mismo, una carcasa molesta a veces, de la cual tenemos que cuidarnos, pero que no deja de ser una carga más en la vida. Mi planteamiento es cambiar ese «tengo» por un «soy», esto es, «soy un cuerpo». Si podemos entender este pequeño matiz seguramente nuestra expresión corporal se puede transformar en algo completamente más fructífero y creativo.

Revista n 9. segona època. Es cou per aquí. 2012 p. 18

Fes un comentari

*